LOS EFECTOS DE LA SEQUIA SIGUEN VIVOS

Los efectos de la sequía se extienden aun a pesar de las precipitaciones, mientras que el nivel de reservas forrajeras para enfrentar el invierno son escasos. El volumen de vacas y terneros que salen de los campos, a faena o a los feedlots, sigue creciendo en función de la falta de forraje en los campos y de que difícilmente las precipitaciones logren recomponer el panorama de cara al invierno. La oferta de vientres sigue muy elevada, no solo por la necesidad de seguir aliviando los campos sino también alentada por la cantidad de vacas vacías que salen de los tactos.

ESTUDIO DE AGRIMENSURA BUFFARINI Y ASCOCIADOS
Scroll al inicio