LA VICIA QUE NO ES «AL VICIO»

Especialistas del INTA estudiaron sobre un aporte clave a la hora de generar mayores y mejores dietas en ganadería, El trabajo se centró en la potencialidad de la vicia villosa. Se trató de un monitoreo permanente y, a escala real, de la producción de forraje, la calidad y su efecto sobre el cultivo posterior. Evaluaron la incorporación de la vicia en mezclas de cereales de invierno, donde el cultivo de servicio puede ser una fuente complementaria de alimentación de la ganadería, tanto para cría como para invernada. La vicia pura o consociada mejora la calidad de la dieta y la producción de carne, aporta fertilidad nitrogenada y mejora los resultados económicos globales de la empresa”. Y detallaron: “Cuando la avena es asociada con vicia se incrementa la producción de carne de 70 a 100 kilogramos por hectárea”.

ESTUDIO DE AGRIMENSURA BUFFARINI Y ASCOCIADOS
Scroll al inicio