SE ASOMA LA LIQUIDACIÓN POR SEQUÍA

Casi 40.000 cabezas cierran un mes en el cual se subastaron esa cantidad entre remates de invernada y cría como de consumo. El volumen tiene casi una única razón y es la tremenda sequía que asola a todo el país. Las lluvias que nunca llegan van dejando sin pasto a los campos y en algunos lugares se comienza a hablar de mortandad de animales. «La salida abultada de oferta es la consecuencia directa de las decisiones de los productores que no pueden sostener la carga, hoy es imprescindible achicar los rodeos y así vemos como en este remate no solo aparecen la invernada liviana, sino que también un volumen importante de animales de recría con novillitos y novillos».

Scroll al inicio