LOS HUESOS YA NO CUENTAN

Se llevó a cabo una revisión metodológica del cálculo de las exportaciones de carnes vacunas ajustando su composición para el periodo 2019-2023. A partir del año 2019, los cambios registrados en el comercio con China, se permite la venta de carne con hueso y también de huesos resultantes del desposte (conocidos como «huesos con carne»). «Las ventas de este producto fueron creciendo significativamente en los últimos años al gigante asiático. Su inclusión en el cálculo provocó un número más alto en exportaciones de carne respecto al real, que también afectó el cálculo del consumo interno de carne vacuna que se obtiene por diferencia entre producción y exportación». Las exportaciones del año 2023 cerraron en 852.806 mil toneladas equivalentes res con hueso contra 963.690 toneladas que se habían calculado antes de la corrección metodológica. Con la serie corregida, las exportaciones de carne vacuna crecieron en un 6% y en un 17% comparado con el registro de 2022 y 2021 respectivamente, pero mostraron un descenso del 4% respecto del volumen del año 2020. Mediante la corrección metodológica, la ingesta anual por habitante resultó un 5% superior a lo que se venía calculando en la anterior administración, resultando reales los 52,22 kg consumidos por habitante en el año 2023 contra los 49,84 kg que se habían calculado originalmente. «De esta manera la ganadería vacuna ha podido aumentar la producción durante los últimos cuatro años sosteniendo las exportaciones sin afectar el consumo interno», concluye el comunicado.

Scroll al inicio